5 aspectos a evitar en el diseño de newsletters

Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

5 acciones a evitar en el diseño de newsletters

5 acciones a evitar en el diseño de newsletters

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

El diseño de tu newsletter es determinante para la tasa de clics y el tiempo de lectura de tu email marketing, una plantilla atractiva siempre tendrá más éxito – nos gusta ver cosas bonitas y ordenadas. Echemos un vistazo a:

Las acciones que debemos evitar en el diseño de newsletters.

1. Jugar al escondite con el contenido de tu newsletter

Cuando jugábamos al escondite de pequeños, el propósito del juego era que no nos encontrasen. Pero las reglas cambian totalmente cuando se trata de marketing; queremos que nos encuentren, de hecho, hacemos todo lo posible para que nuestros clientes se tropiecen con alguno de nuestros mensajes. Tenemos que facilitarles la forma de localizarnos y no nos podemos permitir que los elementos más importantes falten o no estén en su sitio.

Siempre verifica que todos los links funcionen bien, estén en el lugar adecuado y lleven a la landing page correspondiente. Si ya has conseguido que tus destinatarios tomen la decisión de hacer clic en alguna parte del contenido de tu correo (¡que es el objetivo número uno de tus campañas de email marketing!), sería una pena que no puedan finalizar la acción por un pequeño y tonto error.

A parte de los enlaces, asegúrate de que todos tus contactos puedan ver bien tu email. La aplicación de emailing Mailify te ayuda en este sentido, ya que permite previsualizar como se verá tu boletín en diferentes buzones y crea de forma automática la versión responsive para que tu mensaje pueda leerse sin problema desde dispositivos móviles.

2. Enviar un álbum de fotos

Sí, los dibujitos funcionan bien porque atraen el ojo del curioso homosapiens, pero tampoco hay que abusar si no es realmente esencial para el contenido. Muchas veces nos llegan newsletters que están sobrecargadas de imágenes, y esto es otro punto que tenemos que intentar evitar en el diseño de newsletters.

La mayoría de tus suscriptores no verá las imágenes que les mandes porque los gestores de correo bloquean su descarga automática, lo que puede ser un problema si tu correo se compone de más imágenes que texto. No decimos que no hay que incluir imágenes en nuestros envíos, por ejemplo una bonita foto de producto siempre ayuda, pero es necesario que éstas completen el texto y no al revés.

Lo ideal es decir lo más importante con palabras y acompañarlo con una imagen que sirva como ejemplo o ilustración. Así si el lector no descarga las imágenes (porque lee el email rápido, no sabe cómo descargarlas o no sabe que se pueden descargar manualmente), puede encontrar toda la información en formato texto. También es muy útil añadir descripciones ALT a las imágenes, para que los usuarios vean de qué trata la imagen en cuestión – lo que les dará curiosidad y ganas para descargarla.

3. No cuidar los píxeles

Y seguimos con las imágenes, ¿te fijas en su calidad y resolución antes de enviarlas? Un catálogo con fotos despixeladas no da muy buena impresión, y lo mismo pasa con los emails que recibimos. Por muy buena oferta que anuncie la newsletter, o por muy conocida y prestigiosa sea la empresa que la envíe, los píxeles le quitan toda seriedad.

Es necesario asegurarse de que el archivo utilizado se pueda ver sin problemas tras ser enviado. Puedes hacerlo por ejemplo con una prueba de envío (mandando el email a ti y a tus compañeros de trabajo antes de lanzar la campaña a todos tus destinatarios) o visualizando el mensaje en los diferentes buzones de correo desde la aplicación Mailify.

4. Cargarlo con colores chillones

Los colores son cosa de payasos. Y no hay nada menos serio que un payaso – a muchos incluso nos dan miedo, así que mejor no ir por ese camino… Emplear muchos colores diferentes y muy chillones puede funcionar en solamente en determinadas situaciones y con targets muy concretos, pero lo mejor es evitar el arco iris en tus newsletters y utilizar diseños más sencillos.

Una sobrecarga de colores llamativos distraerán a tus destinatarios y desviará su atención de tu mensaje. Tienes que facilitarles la lectura con colores agradables a la vista. Para darle un aire más profesional a nuestro emailing, recomendamos utilizar 3 a 4 colores pastel, más bien apagados o de intensidad suave.

5. Cargarlo con palabras innecesarias

No aburras a tus contactos con emails largos y frases pesadas. ¡El email marketing no es para enrollarse! Cuando recibimos un correo hacemos un análisis rápido del contenido y si vemos mucho texto, lo más probable sea que no nos den muchas ganas de leerlo (ya sea por falta de tiempo o simplemente porque estemos cansados de leer emails de trabajo todo y día y solo nos queramos relajar).

De toda la lista, este es el aspecto menos técnico y más fácil de corregir. Un mensaje corto no tiene por qué ser negativo, al contrario, te permite decir lo esencial – mira Twitter.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Sin comentarios

Deja un comentario

Go Top