La frustración del éxito excesivo ⋆ Mailify - Blog del email marketing

Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

La frustración del éxito excesivo

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

En mis relaciones con los usuarios de Sarbacán suele surgir un miedo: temen estar desbordados por las reacciones de los destinatarios de su campaña.

Se entiende: aunque haya pocos milagros, se ve a menudo que, con una base de datos legítima, una buena herramienta de envío* y contenido eficaz y/o creativo, el ROI es desmesurado.

Crónica de la frustración: 2/3
<< Leer anterior / Leer siguiente >>

Habitualmente, contesto que sí hay que tomar este caso en cuenta, pero no darle demasiada importancia. Me gusta decir que no hay que preocuparse de las dificultades que nacen con el éxito: son problemas de ricos.

Mi problema de rico: una invasión

Con el reclutamiento por Twitter de la teniente Natalia, llegó mi problema de rico. Una vez realizado el fichaje de mi goleadora de la comunicación online, no quité enseguida los anuncios que había difundido. Quince días después, ya había recibido 169 candidaturas. ¡Una invasión!

Hubiera sido fácil contestarles a todos de forma casi automática que el puesto ya no estaba disponible, que les deseamos mucho éxito con su búsqueda y bla bla bla. Pero me quedé extático al imaginar el potencial escondido detrás de esta montaña de CV, de “Estoy interesado a vuestra oferta”, “Soy una persona proactiva”, “Muy señores míos”…

Claro que no todos serán linces (“flechas”, diríamos en francés). Claro que unos contestaron a miles de anuncios sin mirarlos. Claro que pocos son con los que podría convivir en una oficina cada día. ¡Pero figurarse la suma de los talentos, fantasear el volumen de trabajo alcanzable con este equipo potencial!

El desencanto del hippy

Además, buscaba ayuda para contenido online. Es verdad que los contenidos online dan identidad y reputación y que por ello hay que cuidar la calidad de lo difundido. Pero también cuenta la cantidad. Me acuerdo de un mail comercial recibido hace poco: era de un proveedor SEO que ofrecía “generar un par de miles de buenos links rápidamente”. Sea como sea pero bueno…

¡Qué lástima perderse estas competencias (el yo humano), este recurso (el yo cínico), toda esta gente que querría acoger en la oficina para cambiar el mundo (el yo hippy)!

¿Una solución?

Votre dévoué,
Paul de F.

* Si todavía no sabes porque hace falta una buena herramienta para los envíos de e-mailings, tienes que leer este post (… cuando estará publicado… pero es obvio, ¿no?)

Crónica de la frustración: 2/3
<< Leer anterior / Leer siguiente >>

Sin comentarios

Deja un comentario

Go Top