clear

Désactiver tous les cookies

Audience

Les services de mesure d'audience permettent de générer des statistiques de fréquentation utiles à l'amélioration du site.

Liens de tracking

Affiliation

done Tu dirección ha sido guardada
close
error_outline Email inválido
close
Prueba gratis
Herramientas de email marketing: el diccionario definitivo

Herramientas de email marketing: el diccionario definitivo

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Herramientas de email marketing

herramientas de email marketing

 

El diccionario definitivo

 

Ya empezamos hace unos días la aventura de crear, poco a poco, el diccionario de email marketing definitivo. Como hay que empezar por el principio, nuestra primera entrega fue la A. Hoy venimos a enseñarte las herramientas de email marketing que puedes encontrar con la B. Ya lo sabes, desde Mailify te invitamos a relajarte y te explicamos detalladamente todos estos conceptos, para que sean más tuyos que nunca.

 

  • Backlinks: Se trata de aquellos hipervínculos que redireccionan a una página web externa. Los backlinks indican la popularidad que puede llegar a alcanzar un sitio web y sirve para estar mejor posicionado en buscadores. Por ejemplo, si tienes un negocio online y llevas a cabo la redacción de un blog relacionado con tu sector de actividad, si vinculas tus informaciones con otros textos alojados en otras webs, estás demostrando contrastación y amplitud de conocimiento, un aspecto muy valorado para los buscadores. Aún así, como en todos lados, siempre hay algún listo que intenta aprovecharse de la compraventa de backlinks y mejorar el page rank (sirva este enlace para ejemplificar esta definición) de cara a los buscadores.  Una práctica que no recomendamos porque si los detectores se dan cuenta, ser castigado por Google u otro buscador es algo de lo que, créeme, es difícil superar.

 

  • Baja, enlace de (opt-out): Aquí tenemos que ponernos serios. Ya no vale la picaresca de intentar colársela a los buscadores, cosa que no recomendamos si quieres mantener una buena reputación de tu marca, sino que aquí entramos directamente en el terreno de la ilegalidad. El enlace de baja es uno de los elementos que no pueden faltar en tu newsletter, básicamente porque es ilegal no incluirlo. Y ya no solo por las repercusiones que te pueda acarrear con la justicia, sino porque no siempre le podemos gustar a todo el mundo y, a veces, es necesario dejar ir a las personas que, por el motivo que sean, ya no quieren seguir recibiendo información acerca de nosotros. Esto implica que no solo hemos de dejar espacio en nuestra campaña de email marketing para el enlace de baja, sino que también debe ser fácil salir de tu base de datos, para no enfadar a los contactos y que marquen tus emails como spam. Puedes investigar más sobre cómo configurar este enlace pero recordarte que, con la aplicación de Mailify que puedes descargar y probar gratis aquí, tienes todos los consejos para insertarlos adecuadamente en tu newsletter.

herramientas de email marketing

 

  • Base de datos: Antes que nada vamos a simplificar el concepto aplicado al email marketing: aquí base de datos es tu lista de contactos. Mucha gente nos pregunta, ¿qué es mejor, comprarme una base de datos de 5000 contactos y que mi newsletter llegue a muchas personas o centrarme en mis 200 contactos que sí me han dado permiso para recibir mis comunicados? Y siempre respondemos lo mismo: menos es más. Aparte de ser ilegal comprar bases de datos (no puedes enviar información a quien no ha dado consentimiento expreso para recibirla), es la chorrada más grande que puedes hacer. ¿Por qué? porque no tiene sentido enviar tu producto o servicio a gente que no conoces. El resultado: no te van a abrir el mail, no van a saber quién les escribe y lo más probable es que te marquen como spam. Para evitar esto, recomendamos crear una base de datos segmentada, personalizada, cercana, humana y eficiente. Envía informaciones a quien de verdad quiera abrir tu mail entre tantos que llegan a las bandejas de entrada (que eso ya es un logro bastante reseñable). Claro que hay trucos para aumentar tu base de datos, pero siempre actuando desde la legalidad y gestionando mejor tus herramientas de email marketing para que depures y conozcas a tus suscriptores.

 

  • Bandeja de entrada vs. Bandeja de correo no deseado: El ying y el yang del emailing. Dicen que del amor al odio solo hay un paso, pues déjame decirte que es la misma distancia que existe entre ambas bandejas. Un día puedes ser considerado el remitente más simpático para tus contactos y, al día siguiente, tachado como spammer y, voilà, a la carpeta de spam. ¿Qué ha pasado? Seguramente lo que ha sucedido es que has descuidado tu labor a la hora de hacer email marketing. Hay muchos factores que inciden a la hora de pasar al lado oscuro, como puede ser el uso de palabras clave catalogadas como spamwords por nuestro proveedor de correo electrónico. Tampoco es bueno acosar a los destinatarios: por muchas ofertas que tengas, nadie quiere recibir emails de una empresa cuatro veces al día (ni siquiera por semana). Si no has cumplido con el punto anterior y no tienes una base de datos adecuada, propiciarás que el adjetivo de spammer te acompañe. O el simple hecho de no ser cercano con tus contactos o dirigirte a ellos como si fueras una máquina te hará acabar en el correo no deseado. Recuerda: la entregabilidad es como la credibilidad, difícil de alcanzar pero, una vez obtenida y bien gestionada, te dota de un poder inmenso de cara a tus acciones con los suscriptores. ¡Aprovéchalo y no la líes!

 

  • Black hat: Este anglicismo te lo tienes que grabar en la memoria y nunca usarlo si no quieres perder toda la reputación de tu imagen de marca y ser penalizado en Internet. El conocido ‘sombrero negro’ no es más que una estrategia para engañar a los buscadores como Google, Yahoo o Bing con el objetivo de obtener mejores resultados en el posicionamiento. Sí, todos queremos ser los primeros en la búsqueda pero, ¿a qué precio? Internet es un medio que se está regulando para que el contenido de calidad brote. Y si buscas, en este caso, herramientas de email marketing que puedas comprender y te ayuden en lo que necesites, que no te encuentres con páginas vacías de significado que lo único que buscan es un buen puesto en el ranking. De nada sirve una buena apariencia si no hay un fondo que lo corrobore. Como curiosidad, te contamos que el término ‘black hat’ proviene de las clásicas películas de vaqueros, donde los malos estaban representados bajo un sobrero negro, mientras que los personajes benévolos se vestían con sombrero blanco, de ahí que también exista el antónimo de este término, el ‘white hat seo’. Si quieres conocer (y no practicar) alguna de estas técnicas, como el cloaking, textos ocultos o spamming keywords, puedes averiguar más aquí.

herramientas de email marketing

  • Boletín de noticias (newsletter): Aquí somos defensores de la ‘lengua de Cervantes’, pero es cierto que la newsletter como tal ya es conocida por todos, aunque no podíamos dejar pasar su traducción al castellano. Podríamos decir que esta una de las palabras fundamentales que debes conocer antes de querer saber algo más sobre email marketing. La newsletter es el centro de gravedad sobre el que gira todo este mundo, es el resultado de todas las herramientas de email marketing, unidas para dar a luz un producto que llegue al máximo número de personas posibles. Como ves, hacer email marketing no es complicado, más bien requiere de técnicas y asimilación de funcionalidades relacionadas para conseguir los mejores resultados. Cuando abrimos una newsletter que nos ha llegado a la bandeja de entrada, nuestra reacción frente a ella variará en función del grado en que se haya trabajado previamente. Hablar de newsletter es un no parar, pero quédate con las ideas clave: una newsletter es la suma de diseño, imágenes, personalización, contactos personalidades, base de datos segmentada, simpatía, cercanía y ganas de mejorar en cada campaña. 

herramientas de email marketing

 

  • Branded Content (contenido de marca): Este concepto que viene de la disciplicina publicitaria puede adaptarse perfectamente al email marketing. En su sentido más amplio hace referencia a un contenido de gran valor que se añade al producto que se quiere vender para crear un vínculo especial con el consumidor directo y que éste no se vea invadido por una publicidad intrusiva, sino por una marca que le aporta valor y, de paso, le enseña el producto. Concretamente, puedes aplicar esta técnica en tus campañas pues, simplemente, no pareciendo la teletienda con forma de newsletter. Transmite historias a tus contactos, cuéntales algo que les sea útil, que les merezca la pena leerte. Evidentemente, tienes tus intereses y buscas fidelizar contactos y transformar visitas en ventas pero, frente a tantos estímulos en el día a día, no queda otra que diferenciarse y, de paso, enriquecer a tus suscriptores: te lo agradecerán.

 

  • Brandstreaming: Otro anglicismo de nuevo, lo sentimos, pero es el lenguaje que predomina en este mundo. Con brandstreaming nos referimos a aquel contenido complementario que puedes crear alrededor de tu marca para tener presencia en internet, ya sea mediante un blog, podcast, redes sociales… Por ejemplo, tienes una floristería y decides hacer campañas de email marketing para enviar tus promociones, novedades y ofertas a tus contactos. Pero nada impide que puedas asociar un blog a tu marca en el que des consejos útiles y compartas cosas interesantes sobre la flora y el medio natural. Algún video ilustrativo, las técnicas para cultivar plantas desde casa, o incluso animar a tus contactos a que compren tus semillas y compartan en redes sociales la evolución de su pequeño jardín. La imaginación no conoce límites.

 

  • Buzón de correo: Igual que no podemos citar herramientas de email marketing sin mencionar una newsletter, otro elemento básico para que todo esto funcione son los buzones de correo electrónico. Hay diferentes webmails y programas en el mundo del correo online. Esto, en nuestro ámbito, tiene una gran importancia porque cada buzón interpreta de forma distinta el código del email y puede causar alteraciones en el diseño de tu newsletter. Con Mailify, podrás comprobar cómo se ve tu campaña en los diferentes servidores y adaptarla según tus destinatarios. Este es error común entre principiantes, puesto que es un detalle que nadie piensa, normalmente pulsamos la tecla de enviar automáticamente y no nos paramos a reflexionar sobre la apertura de nuestro mensaje. Un diseño descuadrado, una imagen que no carga o una discordancia entre textos puede causar baja en nuestra base de datos, así que ¡atento!

La idea es hacer de este diccionario algo participativo. En cada post encontrarás algunos términos pero seguro que se nos escapan otros. ¡No lo dudes, ayúdanos a completarlo! Comenta si tienes alguna propuesta.

Sin comentarios

Deja un comentario

Prueba gratis