clear

Desactivar todas las cookies

Audiencia

Los servicios de medición de audiencia permiten generar estadísticas de frecuentación útiles para la mejora del sitio.

Enlaces de tracking

Suprimido

Autorizado

Afiliación

Suprimido

Autorizado

done Tu dirección ha sido guardada
close
error_outline Email inválido
close
Prueba gratis
Empieza con buen pie en el mundo freelance con estos consejos

Empieza con buen pie en el mundo freelance con estos consejos

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

¡Qué aventura es emprender y trabajar por cuenta propia! Adentrarse en el mundo freelance ofrece muchas ventajas, entre ellas el desarrollo de una idea propia o la especialización en aquellos sectores de interés, pero emprender “bien”, sin cometer errores al empezar, es difícil, bueno, casi se podría decir que es imposible. Y es que hay tanto que se aprende al empezar a ser freelance.

 

Pero que eso no te asuste, el aprendizaje puede bueno. Quizás si yo no hubiera aprendido, no hubiera crecido profesionalmente, ni hubiera alcanzado mis objetivos y, por supuesto, no hubiera creado un blog para compartir mi experiencia… Aunque siempre he dicho que en ocasiones me hubiera gustado tener una guía, algo de ayuda para empezar a emprender con buen pie.

 

¡Y eso es lo que voy a hacer hoy mismo! Compartir conmigo que empiezas, o que estás a punto de hacerlo, algunos de los consejos que me hubiera gustado escuchar para empezar con buen pie en el mundo freelance.

Sigue estos consejos y empieza como freelance con buen pie

 

¿Estás pensando en emprender un negocio de forma freelance? Quizás ahora mismo tengas más o menos claro que te gustaría ser freelance, pero te asaltan los últimos miedos y duda, sigue estos consejos y encamina tu proyecto hacia el éxito.

 

Ten clara tu idea

Emprender no es fácil, y las sorpresas se presentarán en el momento menos esperado, por ello, hay que tener claros algunos aspectos, y el primero qué es tu negocio. Puede que tú lo tengas claro en tu cabeza, pero hay que darle forma y, por supuesto, conseguir que otros lo vean igual de claro.

 

La previsión es la mejor forma de evitar sorpresas desagradables y, en ocasiones, es mejor repetir las cosas para cerciorarse de que todas las partes lo han entendido, que no decirlas por miedo a perder un cliente.

 

La previsión también es protección de la propia imagen profesional, de la empresa, de la marca, de los proyectos, del trabajo y, por supuesto, de los pagos. Cuanto más claro se tenga cómo abordar cada uno de estos aspectos y cómo asegurarlos, mejor. Algunos, o todos, están entre los grandes olvidados de quien comienza, aunque pronto descubrirías su importancia, empezar con todo ello ya preparado, te evitará sobresaltos.

 

Ten claro cómo llegar a tus clientes

 

Sin clientes no hay negocio. Eso es así. Y sí, puede que al principio tengas uno o dos conocidos que te puedan ayudar, o entre tus familiares y amigos hayas empezado a crear negocio, pero para crecer hay que llegar un poco más lejos, hasta donde están los auténticos clientes, los que pagarán por tus servicios. ¿Ya sabes cómo vas a llegar hasta ellos?

 

Los clientes no suelen llegar solo, a la mayoría de freelancers les toca salir a buscarlos, así que, al menos al principio, tienes que tener claro que serás tú quien dé el primer paso. Una buena campaña de email marketing puede ser efectiva, pero también puede serlo una presentación a posibles clientes, los eventos, o contar con una web propia que sirva como escaparate.

Qué, quién, cómo, cuándo, cuánto, por qué son preguntas que se emplean para un artículo periodístico, pero te reto a que intentes responderlas pensando en tu proyecto como freelancer. Puede que te sorprenda descubrir que no tienes claras algunas respuestas, precisamente por ello es un buen ejercicio, para conocer el grado de madurez de tu proyecto, y también para saber cuándo es el momento de lanzarse y emprender.

 

No dejes nada a la improvisación

 

No sabes la cantidad de ocasiones en las que un freelance sale perdiendo por no dejarlo todo claro desde el principio. Ejemplos:

  • Que el cliente entienda que los precios acordados incluyen el IVA por ambigüedad o por no haberlo déjalo indicado.
  • Que el proyecto final incluya muchas más tareas de las planificadas, y que haya que invertir más horas sin percibir más dinero.
  • Que el proyecto lleve más horas de las esperadas por un mal cálculo del tiempo.
  • Que haya gastos imprevistos que no se tienen en cuenta

Es importante elegir bien los medios, pero sobre todo saber cómo exprimir todo su potencial para que realmente atraigan clientes y no se conviertan en una pérdida de tiempo.En esta fase ayuda mucho haber respondido a las preguntas indicadas en “Ten clara tu idea”, ya que pueden sentar las bases para saber cómo presentar nuestro proyecto como una solución atractiva y a medida de las necesidades del cliente.

 

Crea una red de contactos

 

Todos sabemos lo importante que es tener contactos; sin embargo, a la hora de emprender en muchas ocasiones olvidamos el auténtico valor de conocer a personas que nos puedan ayudar.

 

No solo se trata de tener una red personas que se puedan convertir en clientes, sino que puedan ayudar a mejorar nuestra imagen, a tener mayor disponibilidad, a conseguir proyectos más ambiciosos… En este sentido, tienen mucho valor las redes de contactos de freelancers, emprendedores y empresas, sí, incluso los de la competencia.

 

Busca un mentor o, al menos, asesórate

 

Lo sé, es muy fácil dar este consejo, pero muy difícil encontrar a alguien que quiera ayudar a un novato y más si se entiende como potencial competencia.  Sin embargo, contar con alguien que asesore u oriente sobre cómo iniciarse en la aventura de serfreelance es una de las mejores formas de empezar con buen pie en el mundo freelance.

 

Lo ideal es contar con alguien de confianza o que alguien se ofrezca a ayudarte en nuestro proyecto, porque además de la ayuda, que ya es importante, está dando un voto de confianza a un proyecto que está empezando. También se puede preguntar a quienes tienen más experiencia, hay profesionales dispuestos a ayudar por diferentes motivos, todo es cuestión de saber a quién preguntar y cómo y, sobre todo, de presentarse con sinceridad.

 

Y si no, siempre hay organismos, asociaciones, grupos, etc. que a nivel local o regional asesoran a los emprendedores, aquí es donde tener una red de contactos puede ser muy valioso, ya que siempre hay alguien que sabe a dónde acudir para pedir ayuda, información o asesorarse sobre las mejores alternativas para el negocio.

 

Controla tus cuentas

 

Emprender es caro. No importa si para empezar la inversión que se ha hecho es muy pequeña, y si se cree o que espera que la amortización sea en poco tiempo, los primeros meses son difíciles y, además, cuando parece que se empieza a crecer siempre hay que hacer una inversión para mejorar y ofrecer servicios de mayor calidad o una mejor atención.

 

Así que teniendo claro esto, no hay que perder de vista las finanzas, de hecho, es un hábito muy recomendable comenzar el proyecto por cuenta propia comenzando un registro de:

  • Dinero que entra y dinero que sale,
  • Dinero que debemos y que nos deben
  • Fechas de vencimiento de las facturas
  • Fechas de pagos que no se pueden retrasar, por ejemplo, de servicios

 

Cuanto más completo sea el registro, más sencillo será organizarse para detectar problemas, saber cuándo es un buen momento para invertir, pero también prever con tiempo si hay que realizar cambios o redefinir estrategias.

 

Conoce el valor de tus horas

 

¿A cuánto quieres cobrar cada hora de trabajo? Y ahora en serio: ¿A cuánto vas a cobrar cada una de las horas que dediques a tu trabajo? No me estoy refiriendo solo a las horas de trabajo efectivo, en las que desarrolles un proyecto, estoy hablando de las horas que “de verdad” dedicarás al trabajo.

 

Un freelance no es solo un profesional en su sector, ten claro que además será en muchos casos, el departamento de marketing, el de comunicaciones, el de venta, el de atención al cliente, y puede que hasta el personal de limpieza. Hay que saber el valor real de cada hora de trabajo y un ejercicio para calcular el valor de la hora de trabajo

como freelancer de la hora de trabajo es contabilizar el número de horas reales que se dedican a todas las funciones y tareas relacionadas con el trabajo

 

No regales tu tiempo

 

Una buena forma de obtener experiencia para un freelance que empieza puede ser aceptar proyectos por los que no recibirá pago, siempre con la esperanza de que será algo que añadir al portfolio. Y bueno, no es una mala opción, pero: ¿Estás seguro de que te reportará los beneficios que esperas?

 

Antes de aceptar este tipo de colaboraciones te recomiendo que dejes muy claras tus condiciones, que estés trabajando gratis no quiere decir que estés regalando tu trabajo. Así que establece cuáles serán tus funciones y cuáles serán las ventajas que obtendrás a cambio, de hecho, lo ideal que las condiciones se redacten por escrito para que, al terminar el proyecto, efectivamente, puedas disfrutar de esas ventajas y tengas todas las garantías para incluir ese proyecto a tu vitrina como ejemplo de tu trabajo.

 

 

Sueña a lo grande, pero con los pies en la tierra

 

¡Claro que sí! No hay que tener miedo a soñar y a que un día el pequeño proyecto freelance se convierta en una gran empresa con clientes internacionales, con una gran facturación y con trabajadores.

Pero para ello hay que sentar una buena base en la que, con toda seguridad, habrá que dar muchas horas de trabajo y centrarse en ofrecer un trabajo de calidad, capaz de satisfacer a los clientes actuales, ya que esta será la mejor forma de crear un portfolio atractivo y que atraiga a nuevos clientes siempre.

 

¿Tienes claros los consejos para emprender? Puedes imaginar una idea de proyecto concreta, estable y con proyección de futuro, pues entonces el único consejo que quedad es que dejes de lado las dudas y los miedos y te atrevas.

 


Sobre el autor: 

María Rivero

 Trabajé varios años en el ámbito de la formación y los servicios lingüísticos para empresas. Entre mis planes no estaba emprender y, mucho menos, tener la oficina en casa, pero la vida me tenía reservadas algunas sorpresas y, en 2012, las circunstancias me llevaron a ver el teletrabajo como la única opción. Así comencé a trabajar desde mi casa, y hasta hoy. En la actualidad comparto mi experiencia y el aprendizaje sobre ello en Sobrevivir a Trabajar en Casa.

 

 

 

1 comentario

Instructor

about 5 meses ago

Gracias por el libroBESOSMIL

Responder

Deja un comentario

Prueba gratis