Millennials Attacks! ⋆ Mailify - Blog del email marketing

Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Millennials Attacks!

Millennials Attacks!

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

El título suena a película futurista de una invasión marciana, pero no hablamos de futuro sino de presente, de un nicho de población real que las marcas intentan conquistar a toda costa como potenciales consumidores e ‘influencers’.

 

¿Vives por y para tu smartphone?, ¿Publicas en varias redes sociales?, ¿Planeas tus viajes por la red?, ¿Compras en e-shops?

 

Si contestas de forma afirmativa a dos de estas preguntas y tienes actualmente entre 20 y 35 años, formas parte de ellos, eres un Millennial y ¡Las marcas se pelean por llamar tu atención!

Esta generación, la primera íntegra digital, es el quebradero de cabeza de muchos marketers en las campañas de email marketing, que deben profundizar en esas preguntas para encontrar sus motivaciones.

Para llegar a ellas, a qué les impulsa a la acción de compra, hay que profundizar en sus ‘insights’, bucear en las emociones del océano de su mente. Los Millennials pueden hacer que tu marca navegue con éxito, reflotarla o…¡Hundirla!

 

¿Cómo son?

 

Empecemos por tratar de definirlos, aunque es imposible establecer un único perfil, sí que les caracteriza unos rasgos “emocionales”: Impulsivos, impacientes, críticos, exigentes o volátiles.

 

Estos jóvenes son clientes que no buscan exclusivamente una buena atención, sino que esperan que las marcas se adecúen a sus preferencias, tenga en cuenta sus gustos y personalice sus productos o servicios.

 

Sus decisiones de compra ya no responden tanto a estímulos como el precio o las bondades de un producto… ¡Prefieren las experiencias!

 

El marketing experiencial ha calado en las estrategias, porque apela a las emociones como factor decisivo.

 

 

 

 

Es una tendencia que se estudia desde el Neuromarketing, nuestro “cerebro reptiliano”, el área más primitiva, se mueve por impulsos , funciona por el mecanismo de estímulo-respuesta, y está muy influido por las emociones.

 

Las emociones son las respuestas inconscientes y automáticas del cerebro a los estímulos sensoriales: El olor de un perfume, la vista de un océano… todo desencadena una respuesta emocional inconsciente.

 

Saber estimular los sentidos y despertar las emociones de los Millenials, va a determinar el impulso de compra y recuerdo de una marca.

 

¿Cómo consumen?

 

Un dato está claro: Los Millennials es una ingente masa de consumidores potenciales que interesa a las empresas por el gran volumen de negocio que mueven, se estima que de 1,3 millones de dólares al año, según el Boston Consulting Group.

 

Dependiendo de países los hábitos de consumo pueden cambiar, de ahí la importancia de segmentar bien el target, pero las emociones son universales.

 

Y tiene que producirse una emoción para impulsar a la motivación y desde ahí a la acción. Un dato clave es el hecho de que: El 95% de nuestras decisiones de compra son inconscientes.

 

Lo que nos motiva nos entra primero por los sentidos, que a su vez despierta en nosotros una emoción que nos impulsa a la acción.

 

El poder de compra en los Millenials está en que son tremendamente irracionales, si algo les flecha van a por ello. Y ese impulso está relacionado con la posibilidad de recibir una “gratificación instantánea”, satisfacción rápida del placer, más que por la necesidad.

 

Entonces nos preguntamos, ¿Qué emociones estimular? Algunas de las que mejor funcionan son; la felicidad, la nostalgia, el miedo, la escasez, la urgencia, el ego o la pertenencia.

 

 

Un ejemplo de estrategia bien enfocada a la diana de los jóvenes es la de las recientes

 

gafas Spectacles de la red social Snapchat.

 

¿Su fórmula?: Jugar con ‘insights’ basados en la escasez + incertidumbre + curiosidad + comunidad+ diversión =  Conversión a grandes ventas y objeto de deseo de los Millenials.

 

Quien quiera causar sensación con este moderno complemento, tiene que saber que solo se expide un número limitado de unidades al día y…

 

¡Atención! Nunca se sabe el número de unidades que salen a la venta, ni el lugar exacto del robot expendedor, hasta unas horas antes y gracias a una pista en Twitter.

 

Pica la curiosidad, ¿Verdad?

 

 ¿Cómo se divierten?

 

 

La tecnología y los dispositivos han influido en el ocio de los jóvenes. Según la agencia de marketing digital MRY, estos tienden a utilizar sus smartphones como parte de sus tiempos libres diarios y son muchos, un 66%, los que recurren a sus dispositivos para acceder a diferentes actividades de ocio.

 

¿Cuáles son esas actividades?

Principalmente relacionarse en grupo, consumir, consultar, comprar y generar y compartir contenido.

 

Retomando el caso anterior de las gafas y su curiosa forma de adquisición, se ha comprobado que los consumidores no se sienten decepcionados o abandonan si no las consiguen, sino que se consideran especiales por formar parte del grupo y compartir sus peripecias.

 

En el fondo emocional, se está apelando al “miedo al rechazo social”. Snapchat ha logrado responder a otra de las motivaciones de los Millenials, el de su deseo de ser admirados y aceptados socialmente y sentirse parte “de una comunidad de elegidos”.

 

Les gusta conversar, compartir y recomendar, y es que más que en el discurso de un anuncio, los jóvenes confían en las recomendaciones y en las historias o experiencias que se cuenten en la red, más que de las emitidas por las propias marcas.

 

El rol de la recomendación ha tomado una significación primordial para que una marca alcance un mayor reconocimiento.

 

Habrá que conversar con ellos en sus mismos canales, y mantener un vínculo

 

antes, durante y después de cada interacción.

 

De esta forma tendremos más posibilidades de que nos viralicen o incluyan en sus publicaciones, generando contenidos sobre nosotros en el mejor de los casos.

 

 ¿Cómo sorprenderles?

 

En esta era digital con el consumo a un clic, los Millennials no desaprovechan la oportunidad, ya que acostumbran a estar conectados prácticamente todo el día y la visibilidad e inmediatez que les proporciona sus pantallas, refuerza su impulsividad en el consumo.

 

El 54,1% de los jóvenes hasta 24 años afirma que mira el móvil más de 10 veces a la hora.

 

Un dato que no nos sorprende ya que la pantalla principal de entrada a la red es la del smartphone, y lo utilizan principalmente para comunicarse, consumir y compartir contenidos.

 

Así que habrá a que acudir a los canales donde se mueven como “pez en el agua”: las redes sociales, webs, blogs, foros, aplicaciones, canales de vídeo…

 

Y… ¡También vía emails!

 

 

Sí, el correo electrónico sigue muy presente entre los jóvenes y lo utilizan bastante de hecho como medio de comunicación entre ellos y con las marcas.

Una buena idea para una campaña de marketing, sería por ejemplo, enviar campañas de vídeo marketing – el contenido más consumido en Internet – y que nada más abrirlos, este se reprodujera automáticamente.

Sorprendente para los destinatarios y para nosotros, ya que el contenido puede que lo compartan en sus redes sociales y aumentar el tráfico a nuestra website o landing page.

 

¿Cómo no enfadarles?

 

Del ‘I’m loving it’ al ‘I’m hating it’ hay un paso así que hay que aprender a entender las reglas del juego con los Millenials, ya que son muy sensibles a su experiencia online.

 

Si la experiencia de marca es positiva suelen compartirla y recomendarla, pero si es negativa… hay que tener en cuenta que cada comentario u opinión puede restarnos cuota de mercado.

 

¡Los Millenials están influidos por ‘influencers’, pero a su vez son grandes ‘influencers’!

 

Habrá que armarse de paciencia y acudir a las zonas de su caldo de cultivo, las redes sociales, los foros y las apps de imágenes y vídeo principalmente, que es donde suelen compartir sus experiencias.

Y poner en práctica estos dos conceptos interesantes:

Storybuilding

 

Según Oriol Iglesias, director del Brand Institute de ESADE, “de nada sirve lo que se cuenta, el storytelling, si no se construye con hechos.

Lo que importa es el storybuilding y el building implica conversación y participación”.

 

Flawsome

Este curioso término, viene de la unir:

 

‘Flaw’ que significa imperfecto + ‘Awesome’ que significa increíble

 

Identifica a las marcas que destacan por su imperfección, naturalidad y cercanía, factores para calar en los Millennials.

 

Por ejemplo, ante un producto o servicio defectuoso, una atención al cliente más personal, con el fin de entender su situación y responder en el mismo canal, es muy conveniente y, sobre todo:

 

Nunca “dar la callada por respuesta”.

 

En definitiva, como marketer,

 

 ¿Cómo enfrentarse a los Millennials?

 

Para no perder la batalla y lograr el triunfo de que nos compren o nos recomienden positivamente, es muy recomendable hacer un ejercicio previo de identificar sus motivaciones y las emociones que subyacen.

 

¡Anticiparse a sus intereses, al lanzar un mensaje!

 

Y no desistir, aunque nunca podremos controlar sus impulsos…sí acercarnos a sus preferencias y con ello, a un mayor éxito de conversiones y engagement.

 

Autor: ViwoMail

 

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Sin comentarios

Deja un comentario

Go Top